Viviendas para que las personas con discapacidad intelectual tengan una vida independiente

Siete personas se alojarán en dos pisos públicos en la Casa Bloc, en Sant Andreu, y contarán con la supervisión constante de profesionales, que las ayudarán a potenciar sus habilidades con el objetivo de prepararlas y formarlas para que en un futuro puedan vivir de forma independiente. Es la primera iniciativa de estas características que se desarrolla con financiación pública.
Planificar y gestionar su casa

Las personas participantes en el proyecto tienen un grado reconocido de discapacidad intelectual igual o superior al 33 %, y se encuentran en los últimos años de escolarización, asisten a centros ocupacionales o centros especiales de trabajo o trabajan en el mercado ordinario.

Contarán con la supervisión constante de educadores y recibirán formación para que sean capaces de planificar y gestionar su hogar, sus asuntos administrativos y financieros, su salud y la utilización de los recursos que ya existen en la comunidad. Además, también se potenciarán sus relaciones sociales y se promoverá el apoyo y la colaboración de sus familias.

Las siete personas que forman parte del proyecto se repartirán en dos pisos de la Casa Bloc, de Sant Andreu, de cuatro plazas cada uno. La octava plaza se reservará al educador que realice la supervisión, que pernoctará en el mismo edificio.

Entidades de Les Corts

La iniciativa ha surgido de las entidades sociales agrupadas en torno a la Federación Plataforma de Entidades de Personas con Discapacidades de Les Corts y de la Coordinadora de Personas con Discapacidad de Les Corts, y ha sido posible gracias al trabajo conjunto que se realiza en el Espacio de Inclusión de Les Corts, contexto donde se desarrollan varios proyectos pensados para que la inclusión se extienda como un derecho al conjunto de la ciudadanía.

Las viviendas serán posibles gracias a la implicación de las entidades sociales, pero también al apoyo del Distrito de Les Corts y del Instituto Municipal de Personas con Discapacidad.

El proyecto llega después de más de una década de trabajo basado en el principio de que todo el mundo tiene que tener derecho a una vida independiente. El Ayuntamiento cederá dos pisos y aportará 88.000 euros anuales para hacer posible la iniciativa. La relevancia de este programa se explica también porque, por primera vez, se facilita el acceso a una vivienda propia a personas con discapacidad intelectual. Hasta ahora solo se habían llevado a cabo proyectos parecidos con personas con discapacidad física.

Texto y foto: Prensa Ayuntamiento de Barcelona

Comentarios de Facebook

Publica un comentario